Como curar una ampolla y evitar que aparezcan mientras hacemos El Camino de Santiago


¡Hola!
  
Como muchos ya sabéis suelo hacer cada año unas cuantas etapas del Camino de Santiago.
La primera vez que fui hace ya hace cuatro años y todos los años he fichado por el Camino Frances además de hacerme País Vasco y Cantabria del Camino del Norte.
Tras alguna publicación en mi perfil de Instagram @Lacasadecata me habéis preguntado como curaba las ampollas, a continuación, os explico esto y algún consejito más para cuidar los pies durante el camino.
Primero decir que mis pies son delicados y a la mínima me salen ampollas, el primer camino que hice no me supe curar bien las ampollas, lo que hacía era ponerme compeeds y el compeed es un gran error para el peregrino ya que te lo pones con el pie limpio pero al día siguiente vuelves a caminar y  con el sudor y demás  se empieza a mezclar con el pegamento y se queda medio pegado a la vez que te entra suciedad y se convierte en un nido de bacterias con la más alta probabilidad de infección, a mí se me infectaron así el primer año y al llegar a mi casa tuve que acudir a urgencias para que me hicieran una buena cura,  con deciros que me tuvieron que arrancar dos uñas del pie ya os lo digo todo.
El resto de los años me las curé de otra manera, lo que hice y sigo haciendo es coger una aguja de cabeza con un hilo metido (quemarla primero) y pinchar la ampolla e introducir la aguja dejando que salga por otro agujero como si cosiéramos así sale todo el líquido, dejaremos el hilo atado, de esta manera dejamos que vaya drenando el líquido y evitamos que se quede dentro.
En todo momento tenemos que tener una gasa impregnada de Betadine para ir limpiando toda la zona, cuando la zona está sin liquido ponemos encima una crema que nos ayudará a regenerar y a evitar que se infecte, esta crema es Blastoestimulina, la aplicamos generosamente, dejamos una buena capa y lo tapamos con una gasa limpia sujeta con esparadrapo, si ya hemos finalizado etapa y vamos a estar por el pueblo con una o dos gasas está bien, si es inicio de etapa y estamos preparando el pie mejor poner dos o tres gasas para que amortigüe y nos aguante más la cura, muchas veces me he parado en mitad de etapa y me he cambiado el esparadrapo para que se sujetara mejor !Cuidado! Tampoco se debe poner más gasa de la cuenta ya que puede que la bota nos quede más justa por el volumen de la gasa así que tened en cuenta también este detalle.
Después mi chico lo que hace y yo cada vez más es poner el calcetín girado para que las costuras queden por fuera y cambiar el calcetín cada 8-9 KM por uno limpio, esto va genial porque evita tener el pie sudado todo el rato y al tenerlo seco hay menos probabilidad de ampolla.
También va muy bien aplicar vaselina en los pies, esta última vez me aplique Pasta al agua de MIREBOTICA y me funcionó muy bien ya que crea una capa protectora en el pie muy útil para evitar rozaduras, la aplico antes de iniciar etapa y voy aplicando cuando hago el cambio de calcetin.
Deciros que el pack que Mi Rebotica me envió es de los más completo para viajar y en especial para hacer el Camino de Santiago, os pongo foto del Kit.
Bueno esto es lo que a mi me funciona, cada uno se cuida los pies a su manera yo sin duda no voy a cambiar mi forma de hacerlo porque he probado miles y esta es la que me funciona experiencia tras experiencia.

Espero que os sira de ayuda y si estáis pensando hacer el camino hacerlo porque es una experiencia única y si ya tenéis fecha para hacerlo…

!Buen Camino Peregrin@! 💛
Yo en el Camino Francés

Pack de Mi Rebotica

David en el Camino del Norte


Comentarios

Entradas populares